JOSÉ MANUEL PÉREZ LATORRE

PASEO SAGASTA, 7 3º D

50008 ZARAGOZA

TFNO 976 23 67 78

FAX 976 23 99 64

jmplatorre@jmplatorre.es

El emplazamiento de los edificios de viviendas, en la medida en que éste participa  de la formación tipológica de la ciudad, que en su estructura medieval señala un cierto pintoresquismo de acumulación de masas y texturas, trata de entreverarse en la misma malla posible. Si bien la idea participa de esta actitud paisajística, queda acotada por las ordenanzas generales de El Run, a las que se somete el conjunto de las parcelas que van a ser objeto del proyecto.

 

El viario existente, entendido como un continuo apoyado en la topografía y resuelto desde las necesidades tradicionales,  explicita la forma de asentamiento de los tres edificios.

 

El edificio C trata de no borrar el bancal que sujetaba la tierra vegetal que conformaba el huerto. Y entendiendo como cota de arranque precisamente ese muro  resolvemos a la vez quizás el problema más complejo de El Run, cual es el aparcamiento de vehículos. Si se piensa que estos edificios están destinados a una segunda residencia y que su uso más continuado es el de fin de semana, debe de pensarse que el acceso no es prácticamente otro que el del coche. Por lo tanto, es preciso resolver de la manera  más lógica esta necesidad que de otra manera haría inviable el crecimiento de estos núcleos. Así los garajes son uno único bajo las tres parcelas.

 

Por la parte posterior, este edificio B con el C mantienen la calle que aparece en el proyecto del Plan previsto.

 

La casa A con la B tratan de conservar alguna seña de identidad de lo que era la antigua abadía de El Run, por lo que se mantiene los restos de mampostería así como la formación del arco, que alojaba la puerta en las alineaciones existentes.

 

Así mismo, la configuración de los muros o envolventes de los espacios habitables trata de volver a ese cierto pintoresquismo del crecimiento espontáneo en que se suele manifestar la arquitectura popular. De ahí, que se haya hecho un especial énfasis en los recercados de ventanas así como en la dimensión de las mismas y la voluntad de que éste se manifieste como complemento de esa idea pintoresca que sólo lo espontáneo puede producir.

 

Complementario al esfuerzo de reserva de las características tradicionales aparecen patios interiores dotados  de cierto carácter público, que contribuyen a la labor social de la comunidad y a la mejora de las condiciones higiénicas y de iluminación. En este sentido también existe una adaptación del bloque C en sus alineaciones, a fin de dotar a la ciudad de mejores condiciones de iluminación y abogar por una mayor actividad social en espacios públicos.

 

DESCRIPCIÓN  FUNCIONAL

 

Los tres edificios constituyen unidades independientes únicamente unidas a través de la planta sótano mediante un garaje común, resuelto con entrada desde el bloque C, cuyo acceso será todavía más fácil cuando se ejecute el plan previsto. 

También participan en una imagen común en cuanto a tratamiento de los muros, con materiales tradicionales e incluso mediante repetición de huecos.

 

BLOQUE A

 

Consta de las plantas de garaje, entreplanta, planta baja, primera y bajo cubierta.

Planta sótano uso exclusivo garaje e instalaciones. Entreplanta de trasteros. El total de viviendas es de 9, dispuestas 4 en planta baja y las restantes dispuestas a modo de duplex entre planta primera y bajo cubierta.

 

El acceso se produce a través de un amplio patio interior, con comunicación de las dos calles contrapuestas a distintos niveles, que garantiza el soleamiento, la ventilación e incluso las actividades colectivas. Los accesos a las viviendas de planta primera a través de una galería común a la que vuelcan cocinas y  tendederos.

 

BLOQUE B

Está compuesto por 5 viviendas, y consta de planta de garaje, planta baja, planta primera y bajo cubierta.

En la planta baja 2 viviendas y 3 entre las plantas primera y bajo cubierta, siempre en bajo cubierta ligadas a la planta primera.

Igual que la anterior, repite el mismo tipo de huecos, identificativo de cada dependencia en un afán por mostrar el interior al exterior, y los materiales tradicionales a los que obliga el Plan General.

 

BLOQUE C
 

7 viviendas componen el bloque C. 3 dispuestas en planta baja, y 4 entre las plantas primera y bajo cubierta. Accesos de viviendas de planta baja a través de la calle, y a las plantas superiores a través de un zaguán común.

Las  viviendas de planta baja están dotadas de una zona de jardín privado, así como las superiores orientadas a la plaza de la abadía, que disponen de una amplia zona de terraza.