JOSÉ MANUEL PÉREZ LATORRE

PASEO SAGASTA, 7 3º D

50008 ZARAGOZA

TFNO 976 23 67 78

FAX 976 23 99 64

jmplatorre@jmplatorre.es

El edificio se halla entre el Convento proyectado por Julio Bravo en los años 30 (aunque su composición nos acerque a maneras más del XIX de manual francés sobre construcciones de ladrillo) y un edificio de viviendas de composición Beaux Arts, recientemente incluido como B.I.C.

 

Nuestro edificio se muestra deudor en general del continuo construido que da carácter al Paseo de Sagasta y de la relación que se establece con los edificios próximos. La individualidad del edificio  habla de la autonomía de las construcciones próximas, tanto del convento como de la casa de viviendas, teniendo la alineación como el hilo conductor de las mismas.

 

Para conseguirlo hemos tomado las dos cornisas de remate de estos, independientemente de los ornamentos finales, torrecillas o pabellones, en una u otra.

 

Así nos retranqueamos de la vertical en las medianeras, con el fin de valorar nuestra edificación, y construimos el plano de fachada continuo a la edificación colindante y situamos dos piezas independientes en los extremos, tanto en material como en voluntad formal, que nos permitan ligar las alturas de cornisas.

 

Se produce un retranqueo delantero, a modo de Sagasta 16, que ayude a valorar los pabellones de zinc del 37, de forma que la idea que presentan éstos con sus planos inclinados y remates en cubierta sea visible desde la calle. Los vuelos de balcones y miradores tratarán de mantener la volumetría general a la vez que se dota a la casa de interés desde el punto de vista del ritmo y de las luces y sombras. 

 

Se ejecuta un edificio realizado en estructura de hormigón  y cerrado en su fachada mediante mármoles y aplacado de piedra. 

 

Los miradores tienen una forma irregular para potenciar las vistas sobre Sagasta, a la vez que se protegen de la parte más expuesta al cierzo y al sol de tarde.

 

Las piezas laterales serán de plancha de cobre envejecido que se remontarán hasta las cornisas del edificio desde un apoyo visual en mármol negro.

 

El aplacado, dado el tono dominante en Sagasta, el “ocre”, será de piedra de Tafalla (Capitanía) y el remate, tan importante en todo Sagasta, será de cobre envejecido y forrado este mediante lamas construidas en espina de pez. Las carpinterías serán de madera barnizada “teka”.