JOSÉ MANUEL PÉREZ LATORRE

PASEO SAGASTA, 7 3º D

50008 ZARAGOZA

TFNO 976 23 67 78

FAX 976 23 99 64

jmplatorre@jmplatorre.es

              La parcela, situada en el Casco Histórico, tiene la consideración de B1 grado 1, con una edificabilidad de 3,15 m2/m2 y una edificabilidad máxima de 1.873,50 m. y superficie  construida 1.860,69 m2. El número de plantas así como las características del patio de manzana, vienen fijadas por el Plan, permitiéndose la construcción de baja, tres plantas más ático retranqueado 3 m.

            

 

            Las características del emplazamiento, y el análisis de las ordenanzas hacen entender el edificio de la siguiente manera:

 

            El ángulo formado por Boggiero y Miguel de Ara, aparece frente a la nueva plaza proyectada en el área G.2.1, y por tanto esta esquina se convierte en significante, así que se ha dotado de un mecanismo compositivo adecuado. Ante la imposibilidad de obtener vuelos aparece el balcón en ángulo liberado del pilar de esquina, como una solución individualizada y singular, que por un lado, favorece la composición y de cara a la vivienda comunica el interior de la misma con la plaza mediante la plataforma que construye este.

 

            Los áticos tal y como dice la ordenanza se retranquean 3 m.  y este se cubrirá mediante teja a partir del cual se levantará el ático, no teniendo dicha prescripción al patio interior. Estos áticos tendrán terraza, cuyo antepecho será la cubierta que marca la ordenanza.  Se componen de diferente manera, tratando de darle una composición más ritmada en los paños de muro y más abierta en las terrazas rehundidas. Se aprovecha  la solución de la cubierta para hacer una vivienda con más carácter.

 

            El zaguán de acceso se sitúa en el extremo de Boggiero, con el fin de conectar visualmente la calle con el patio ajardinado interior y de esta manera recuperar una cierta transparencia y un mayor desahogo en lo exiguo de la calle. La misma solución se adopta en la entrada al garaje, ampliando la zona de espera y de visuales y construyendo la puerta del garaje mediante celosía. Permitiendo de esta manera la transparencia del patio y su luz a la calle Miguel de Ara, de apenas 4 m., de esta manera se sitúa el local en la esquina y participando de la existencia de la plaza como lugar de relación.

 

            Las fachadas serán estucadas en tonos tierra al exterior y tonos blancos al interior, tratando la planta baja con materiales anti-graffiti.

           

 

La aparición de las impostas en hormigón armado tiene que ver con el procedimiento constructivo elegido en aras de la durabilidad de las fachadas, ya que la contradicción que supone la ausencia de los muros de carga y la continuidad visual de los mismos, hace que la disminución de las secciones de los materiales de recubrimiento planteen en los encuentros con la estructura serias dudas a su estabilidad, como lo demuestran diversas patologías que se observan en falsos cuelgues, pasado de guitarras, etc.

 

            El resto de aberturas trata de ganar la mayor cantidad de luz posible y la verticalidad de la proporción del hueco viene no sólo remarcado por la propia ventana sino mediante los elementos de fijación de los balcones que haciendo de imposta a imposta, evita, por un lado, el fraccionamiento del hueco y por otro asegura una mayor limpieza en la fijación al no tener que depender del muro.

 

            Así que la imposta cumple un doble motivo compositivo por su horizontalidad y articulación del muro frente a la verticalidad de los balcones y su bonanza constructiva

 

            La teja será árabe en el color más adecuado a las fachadas. 

 

            Los balcones, celosías, etc. serán de hierro pintados en tonos grises oscuros.