JOSÉ MANUEL PÉREZ LATORRE

PASEO SAGASTA, 7 3º D

50008 ZARAGOZA

TFNO 976 23 67 78

FAX 976 23 99 64

jmplatorre@jmplatorre.es

2000 Oficinas de la Crea. Zaragoza

Este proyecto reconstruye el Pabellón de la Expo de Sevilla 92, que se traslada desde Sevilla hasta la margen izquierda del río Ebro, en Zaragoza, tratando la adecuación al programa de la C.R.E.A.


El programa del pabellón recupera todas sus plantas, recogiendo la planta baja los espacios de controles, recepción, así como una sala polivalente para usos de sala de exposiciones, auditorio, etc.En la primera y segunda planta se desarrollan las oficinas generales y en la tercera planta se sitúa la dirección general. En el zócalo o plataforma del edificio, sobre el que se apoya el Pabellón y mediante iluminación y ventilación por patios (patio ingles), se sitúan el resto de oficinas para los distintos componentes de la asociación, así como las zonas de formación. El sótano, que tiene una doble función, de cámara sanitaria y aparcamiento, alberga el conjunto de instalaciones precisas, quedando esta planta completamente abierta y se sitúa a una cota ligeramente inferior (1,5 m.)  respecto al actual terreno donde está construido el campo de fútbol.

 

El edificio del Pabellón conserva en su aspecto exterior el mismo que el recuperado de la Exposición de Sevilla, pero con el acondicionamiento que significa el pasar de un pabellón expositivo a un edificio de oficinas, desde las condiciones de estanqueidad y de división interior necesarias. Por lo que se construirá con la idea de una caja dentro de otra caja.

 

El exterior translúcido, de alabastro, y el interior opaco, para cumplir el aislamiento, tanto térmico como acústico, necesarios para desarrollar el trabajo con el confort adecuado.

Las oficinas se presentan como espacios diáfanos donde cada asociación, según sus necesidades, planteará la forma de integración de las mismas.

 

La cubierta del zócalo sobre el que se apoyará el Pabellón se proyecta ajardinada para realzar el edificio que en sí mismo y por su origen  constituye un símbolo.

 

            Dicho edificio trata de resolver desde su ubicación, la recuperación del eje del Ebro como la avenida más importante de la ciudad por su continuidad, que el propio cauce representa, y contribuir a la puesta en valor de la ribera izquierda del Ebro hacia el meandro superior